Primer Microrrelato

14 03 2007

Qué ilusión ver que la propuesta ha tenido tan buena acogida, ahora sólo hace falta ver si de verdad la gente se anima y se nos amontonan los microcuentos en los comentarios.

He dudado entre alguna frase y otras palabras pero al final he decidido que el primer relato incluya la palabra TRANVÍA.

Podéis dejar vuestras historias en los comentarios desde ya. Se puede empezar a criticar/comentar según vayan llegando las historias pero las VOTACIONES no serán hasta dentro de unos días, cuando tengamos recogidos todos los cuentos participantes.

¡Suerte y al toro!

ACTUALIZACIÓN: Se ha propuesto en los comentarios que en lugar de incluir la palabra mágica, el relato pueda girar en torno a ella sin obligación de mentarla. En un alarde de generosidad he aceptado la propuesta, quedando establecidas dos modalidades:

Modalidad a) El relato contendrá obligatoriamente la palabra/frase clave.

Modalidad b) El relato girará en torno a la palabra clave sin que ésta sea necesariamente mencionada.


Acciones

Information

43 responses

14 03 2007
Loren

Ana, ¿cuándo hay que entregar el relato? Intentaré obligarme y particpar. ^Por cierto, puedes leer mio contestación.
Un beso muy grande!!

14 03 2007
Ana

Podéis escribirlos desde ya en los comentarios o bien mediante un email (anaboyero@gmail.com)
Yo iré actualizando el post añadiendo los cuentos!

14 03 2007
Ana

Vendía pipas en Sol, junto a la parada del tranvía. Aún era pequeño para ir al frente y eso me turbaba. Una noche tuve una visión: un ruso me confesaba un modo de combatir desde la retaguardia: “Cada cáscara que caiga al suelo será un fascista muerto: vende pipas y salva la República”.

Por fin podía ayudar.

Sin embargo, aunque las pipas se vendían solas apenas se veían cáscaras en el suelo. El madrileño prefería sobrevivir aunque fuera a base de perdonarle la vida al enemigo.

Al poco de perder la guerra, algunos volvieron a escupir las cáscaras. Supuse que el ruso habría cambiado de bando y que le había confesado el secreto a otro niño. Dejé de vender pipas y ayudé a limpiar las calles.

14 03 2007
Raccord

El tranvía estaba en llamas y sin frenos. -Tenemos que recuperar el consenso o vamos al desastre. -¿Qué dices? ¡La culpa es del conductor! – ¿Y esa cerilla que tienes en la mano? -Nada… ¿Y tú esos alicates?

14 03 2007
Raccord

No ponían nada en la televisión, y el teléfono no paraba de sonar. Estaba cansada, no quería volver a escuchar sus tristes excusas. Así que se recostó en el sofá, cogió el tranvía de juguete de Luis y le puso las pilas.

14 03 2007
lalalá...

como buen licenciado en humanidades, trabajaba de conductor de tranvía.
jugábamos a rozarnos el cuerpo con los ojos vendados y después escribir sobre lo que habíamos sentido. no me gustó que no quisiera escribir después de rozar mis labios, tal vez porque fueron los mismos que después la llamarían puta con su último aliento, producido al estrellar el tranvía contra aquella carreta de venta ambulante con libros de amor.

14 03 2007
Alfredo

Tenía miedo, mucho miedo, cada noche era peor que la anterior. Los iban diezmando, uno tras otro, sin misericordia. De su promoción era el último, sus hermanos habían desaparecido, ya ni siquiera se acordaba de ellos.

Él seguiría su camino, lo afrontaría sin miedo.

Cuando le llegó la hora fue aún más doloroso. Se encontró en medio de una rotonda rodeada de rascacielos, lleno de pintadas y cagadas de pájaros y con un letrero que a duras penas dejaba leer: “Monumento al tranvía”.

15 03 2007
eltabernero

Siempre admiraste a Gaudí. Te encantaban todas sus obras, desde “el capricho” hasta “la sagrada familia”. Creo que llegó un momento en el que perdiste el juicio de la misma manera que lo perdió Don Antonio. Ahora te admiro más que nunca, porque viviste como él y perdiste la vida de la misma forma. Aquel tranvía te llevaría hasta la misma parada que “tu” Gaudí.

15 03 2007
aída

Yo sabía el camino hasta la parada, no estaba lejos, pero a él le apetecía acompañarme, le gustaba pensar que aún no había crecido del todo y asegurarse de que ningún coche me pillara al cruzar. Cuando llegamos, solo esperamos, no hablamos. Mi abuelo nunca fue de grandes discursos.

– Abuelo, ¿me quieres?
– Mucho hija.
– ¿Cuánto?
– De aquí a Atocha.
– … ¿solo?, estamos muy cera.
– Bueno, pues hasta Cibeles entonces.
– …
– ¿Hasta Colón?
– ¿De verdad solo me quieres eso?
– No hija, te quiero más.
– Pero, ¿cuánto es más, abuelo?
– Como de aquí a allí.
– ¿Dónde es allí?
– Pues por lo menos Rusia.
– Buenas noches abuelo, te quiero.
– Buen viaje, hija.

El tranvía no llegaba hasta Rusia (60 años no eran suficientes para tanta evolución, ni siquiera a nivel nacional), pero mi abuelo sí.

15 03 2007
jesús

Bueno bueno, veo un alto ritmo de participación, y lo más sorprendente, un nivel bastante bueno en los relatos.

Mi favorito Alfredo y la primera frase de lalalá. El primero de Raccord me ha hecho mucha gracia y el segundo no lo he entendido. Con Ana no puedo ser objetivo, menos mal que no entra en concurso ^_^.

Ánimo y a mandar relatos.

15 03 2007
Raccord

Hummm en el segundo la prota se masturba con un tranvía de juguete. La idea es un poco mala, pero tengo más xD

15 03 2007
yokin

No puedo coger vacaciones, ya te lo he dicho. Estamos a mitad de trimestre, ni loco me voy ahora. En junio hacemos los balances, ahí sí que podría pillar una semana. Y vamos a Valencia o donde quieras.

Sí, me cabreo porque no pareces entender que tengo mucha responsabilidad en el trabajo… sí, ya sé que somos jóvenes, que tenemos que aprovechar, pero… ¿se puede saber qué te pasa con ese libro? ¡Hace unos meses ni sabías que existía! ¿Sabes una cosa? La mayoría de lo que se cuenta ahí no es real… es una idealización. Ni chicas, ni boleros, ni naranjas, ni amores virginales. ¡Deja de obsesionarte!

Bah, olvídalo. Vete si quieres, no pienso cagarla en el trabajo por ir a una puta playa.

15 03 2007
Sergi

-¡Te he dicho que no! la historia tiene que ver con la amabilidad. Con amabilidad se puede conseguir cualquier cosa.
-Pues yo creo que tiene más que ver con la violencia y como dicha violencia es la única forma qué muchos hombres tienen para expresar lo que sienten.
-Lo qué tú digas. En una cosa me darás la razón… Es imposible hablar de “Un tranvía llamado deseo” sin hablar de Marlon Brando…

La cabeza de cada una de ellas desapareció de sus ventanas, tras completar la tarea de tender la colada, de vuelta a su “tranvía” vital…

15 03 2007
HombreRevenido

Camino hacia el altar condenado a decir “sí quiero”. Esta boda ya la he vivido en las horas de espera, por mi mente han pasado los matices en tecnicolor, las sorpresas, las catástrofes, el cura borracho, el desmayo de mi tía Angustias, los anillos, el arroz, las fotos. Ahora sólo he de cumplir la rutina del ahora y ahogarme en terribles presentimientos. ¿Y si ella no fue sincera al decirme anoche que me querría siempre, mientras yo agarraba su clítoris con mis labios? ¿Y si mentía ese otro día en el que repetía que nunca me iba a dejar, mientras le atropellaba ese otro tranvía llamado… euforia alcohólica?.

O peor todavía: ¿y si dijo la verdad?

15 03 2007
aída

Ay dios, me encantan todos =)

Así, los que más me gustaron son el de Ana, el de Elena (lalalá) y el primero de Raccord. Yo creo que es por los guiños que hacéis al final de las historias, me encantan.
Me gustó la primera frase de elena, a mí siempre me decían que metiéndome a historiadora tendría el mejor puesto del mcdonalds… ignorantes… (gesto d indignación y altivez con la cabeza). Tiene tu toque especial, el toque que grita que es tuyo. Y tus minúsculas…
El de raccord me parece entrañable aunque no lo sea nada y el de Ana… sigues igual de buena que el relato con el que te presentaste al concurso, no bajaste el nivel. Inténtalo con este otro (hablo de concursos, por qué no?), porque no sé qué tienen tus guiños que dejan satisfecho a quien lo lee, como cuando respiras hondo q ya no pueds más, pues algo así pero menos cursi. Tus relatos no pueden acabar de otra forma q como acaban y yo creo q eso s buenísimo.

15 03 2007
Loren

Igual que un ataúd: así era el interior del tranvía. Allí nos hacinábamos todos nosotros, de pie, agotados, cargados de vacío y desesperanza. Al otro lado del torno: la vida. Algún que otro señor repantigado cómodamente, saboreando un pitillo mientras pasa las páginas de un periódico o acaricia la cabeza de algún perro. Todos los días la misma historia y las mismas caras.
¿Cuántas veces montaste en aquel tranvía, abuelo? Entonces se levantó la manga del brazo izquierdo y me mostró unos números. Éstas, contestó.

15 03 2007
mary

Me hablaste de paz y de paciencia; me hablaste de un lugar en el que ni siquiera haría falta pisar con los pies en la tierra para caminar. Me recalcaste el valor de los recuerdos. Te reíste, triste, al hablarme sobre lo divertido que sería volver a correr encerrada en un cuerpo de hormiga y rodeada de gigantes. Me hablaste sobre la angustia del vacío, sobre tranvías que son puntuales como en el resto de las ciudades, y sin embargo no llegan ni pronto ni tarde, sólo cuando han de llegar. Lo entendí cuando sentí entre mis manos cálidas la tuya inerte.

15 03 2007
HombreRevenido

Arcángeles aburridos alternaban aguardando al tranvía:
– Anduviste apático al anochecer
– Apenas alcancé a acostarme, asumiendo abstraído anónimas acechanzas, andaba apesadumbrado.
– ¿Amanecía?
– Adormilado ando, apostaría a algo así
– ¿Averiguaste algo?
– Aquello adelantado a artistas, a académicos, a arpías
– ¿Alá, Abba, Adonai…?
– Antes altísimos, abusones, ahora apócrifos, apariencias astrales.
– ¡Abominable apostasía!
– Alternativa auténtica
– ¿Alternancia? ¡Atente al Apocalipsis!
– Ayer acabo.
– ¿¿Ayer??
– Acabó allí abajo. Ahora aparecerá arriba. Atiéndeme, amigo, aguardemos al tranvía.

15 03 2007
Ana

En primer lugar, agradeceros a todos los que estáis mandando los relatitos y animar a los que aún no lo han hecho! También animo a la gente a que haga sus críticas y comente que le están pareciendo los cuentos.

Yo voy a hacer comentarios sobre los que han llegado hasta este momento, pero lo haré por partes porque no quiero saturar al personal:

Raccord: Gracias por haber sido el valiente primer concursante y encima con dos cuentos. Me alegra ver que has demostrado que la palabra tranvía no iba a ser interpretada por todos con el mismo sentido (ya te dije que no subestimaras a los participantes ni a ti). Al contrario que Jesús, a mí me gusta más el segundo relato pero aunque sí se entienda que se va a masturbar con el tranvía, creo que le hecho de que el teléfono no pare de solar no deja unas condiciones perfectas para un acto así, quizás si hubieras dicho que la protagonista descolgó adrede el teléfono ayudaría a que se vieran más claras sus intenciones.

Lalalá: Estoy con Jesús en lo de la primera frase, es genial. Aunque de tu cuento me quedo esta otra: “no me gustó que no quisiera escribir después de rozar mis labios”

Alfredo: Tenía ganas de que hubiera un tranvía que contara su historia en primera persona así que me he alegrado mucho al leer tu cuento.

El Tabernero: Un tema bonito y, en mi opinión, muy difícil de tratar: la obsesión. Gracias a ti he descubierto cómo murió Gaudí porque no lo sabía (soy un poco inculta).

Aída:
El relato más tierno de los que han llegado hasta ahora, tanto que te perdono que te hayas excedido en algunos caracteres. Me ha dado mucha envidia esa conversación, fuera cierta o no. Es difícil escribir sobre amor sin que parezca cursi, y en mi opinión tú lo has hecho muy bien. La parte final del tranvía que no llega a Rusia pero el abuelo sí me ha encantado. Y por cierto, muchísimas gracias por tu crítica, así dan ganas de seguir escribiendo (que no es que falten, pero así son más)

15 03 2007
Sandra

Los cristales estaban tan empañados que no podía ver dónde estábamos. Además era de noche y sentía el frío de la niebla calando mis huesos. Había dejado de tener miedo, ya no lloraba y mis gemidos se habían vuelto mudos.

Lo único que sabía es que había montado en aquel tranvía con un único destino, un final que aunque no me había resignado a acatar, era demasiado evidente.

Sabía que la última parada suponía una vida que no había decidido. Quizá podría escapar, pero había visto el terror de las otras chicas en su mirada y la desgana de su alma.

Fue entonces cuando aquel tranvía me escuchó y me habló, me ofreció la única salida y yo acaté complacida. Salté con el valor de los cobardes y la cobardía de los valientes.

16 03 2007
Blanca

Wow.
Sinceramente, me han parecido geniales todos y eso hace que me plantee escbir algo, jeje.
Lo siento Ana, pero me parecen muuuchos para comentar -sobre todo teniendo en cuenta que no sabría hacer muy buenas críticas-.

Quiero destacar el humor de Raccord en el primer relato, la ternura de Aída (y es que además te imagino con tu sonrisa de siempre escribiendo a lápiz en tu Moleskine), la sencillez con la que Sandra describe un tema muy delicado y la buena idea que ha tenido Alfredo.

Por supuesto, aunque no entres a concurso, Ana, bonita, te has vuelto a lucir. Enhorabuena de verdad. Aunque me haya costado encontrarlo (ñaaa) por fin lo he leído con detenimiento y es genial. Bsin.

16 03 2007
Xavivi

-¡Corre que se nos escapa el tranvía! -decía Irene mientras tiraba del brazo de Diego. Habían pasado la tarde del sábado en casa viendo una película, y al calor de los rayos catódicos y del amor, se les había pasado la hora.
-Como llegue aunque sea cinco minutos tarde, mi padre me mata. -No te preocupes, que hablo con él y le convenzo de que sólo te saque los ojos. -No te rías de mí, que me da rabia. -No te enfades tonta, sólo quería que no te agobiaras -y Diego besó con cariño su mejilla enrojecida por elfrío.
Al girar la esquina de los cuatro vientos, echaron a correr hacia la parada, pero el tranvía se alejó ente luces y bufidos de coches. -¡Mierda, ahora sí que llego tarde! -se lamentaba Irene, por lo que su chico la estrechó contra él. -Lo siento, la culpa es mía por no estar más atento al reloj -decía mientras por dentro su corazón daba saltos de regocijo como un pequeño duendecillo, dando gracias al cielo por haber perdido ese tranvía y poder apurar junto a ella diez minutos más.

16 03 2007
Blanca

Y te preguntas qué es mejor: pasión o seguridad. Aunque en el fondo ya da igual.

En un momento dado tuviste que elegir, y te quedaste con lo segundo. Demasiado pronto quizá, se te ocurre dando vueltas al anillo que empieza a dejar marcado tu dedo anular. Va a hacer ocho años de aquello y sigues sin averiguar si hiciste bien reprimiendo tus impulsos adolescentes para ir a lo sencillo, a lo que tocaba. Pero qué más da.

Sabes que la vida te lo ha puesto fácil. Mientras miras la esquela del periódico manoseado por el tiempo, te repites que en seis semanas estarás casada; y no puedes evitar la evocación de los ojos azules de esa pasión que viste por última vez a bordo de un tranvía que la llevaría a un viaje sin final.

16 03 2007
Javi

Los raíles callan tanto.

Décadas de historias recorren sus entrañas, pero ellos no cuentan nada, se lo callan, se lo tragan.

Y en el tranvía te vence el sueño por el traqueteo, y sientes (piensas) que el vagón te acuna mientras el viento canta una nana, una nana llena de historias que los raíles no quieren contar.

Cierras los ojos y recuerdas horas antes, haciendo la maleta, intentando cerrar ropa de meses para esos cuatro días, pues no sabes qué te querrás poner. Y sonríes. Y los raíles escuchan tus pensamientos, los absorben, y los callan.

Los demás pasajeros te acompañan, y comparten con las vías sus temores, sus ilusiones, su dolor, su euforia, su tristeza, su alegría, mientras os ignoráis entre vosotros.

Por fin te vence el sueño, y sueñas para el tranvía, sueñas para las vías.

Un frenazo brusco. Caras desorientadas y soñolientas.

Te levantas; coges la maleta; sales del vagón.

Pasas por el andén sin mirar (siquiera de soslayo) a los raíles, indiferente. A ellos tampoco le importas ya. Lo saben todo.

16 03 2007
Javi

Siento no haberlo escrito antes, pero mira aprovechaba mientras hacía la maleta y así me inspiraba.
Ana, ¿cómo has podido escribir un relato tan genial y original? En serio, si escribes una novela igual de perfecta ni la J. K. Rowling te supera en ventas. Ufff, lo he leído 3 veces seguidas, en serio, es PERFECTO. A lo mejor también ayuda que mencionas al facha como enemigo del niño…
Raccord, el segundo relato es brutal, me parto, me mondo y me pelo.
Aída, siempre en tu línea, tan “tú”.
Sandra y Blanca, me habéis sorprendido gratamente, acostumbrado que me teníais a historias reales decoradas o a vuestras dosis de humor.
Lalalá… ¿Por qué iba lleno de libros de amor? Es que se queda esa frase en el corazoncito y ya no duermo. ¡Jo!
Mary, ya sabes que tus relatos siempre me llevan al borde de las lágrimas ( es que son TAN pésimos xDDD). Bromas aparte, me encanta.
Comentaría todos encantado, pero el sueño me puede.
Un beso.

16 03 2007
Ana

De verdad, gracias a todos. Siempre se dice que en este país se lee poco y se deduce que se escribe menos pero este concurso sin premio está demostrando que hay bastante plumilla suelta. ¡Viva! Un día pondré (si Aída me lo permite) un comentario que escribió en un blog en el que decía que íbamos a ser la próxima generación a estudiar. Muy divertido.

Sigo con mi tanda de comentarios y os animo a vosotros a comentar (no hace falta que comentéis todos, puede ser alguno en concreto que os haya hecho gracia o alguna cosa que no entendáis):

Yokin: Me gusta que al leerlo no te des cuenta de que es un cuento porque el lenguaje como que no es muy “novelero” (tómatelo por el lado bueno) y eso hace que te metas en la situación y parezca que estés escuchando a una pareja discutir sin que ellos se den cuenta. Para los que no se hayan leído Tranvía a la Malvarrosa (entre ellos, yo) decir que en este cuento no se incluye la palabra tranvía porque está en la modalidad b.

Sergi: ¡Gracias por participar y bienvenido! Ya sabía yo que alguien hablaría de la película (estuve a punto de hacerlo yo misma pero el hecho de no haberla visto me complicaba las cosas). Es un alivio ver que no todas las amas de casa hablan del corazón y que le dedican tiempo al cine😉

Hombre Revenido: Inaugurando el ciclo “que-horror-me-voy-a-casar”, jeje. Me quedo con el segundo párrafo de tu primer relato y te felicito por ese segundo cuento en el que la palabra tranvía mira extrañada a las palabras que la rodean pensando que hay algo raro pero sin darse cuenta de que es porque todas todas todas empiezan por A.

Loren: me ha encantado el final, al principio parecía que solo hablaba de las sensaciones de ir hacinado en el metro (en este caso, tranvía) y resulta que luego la historia era mucho más. Es lo que más me gusta de los cuentitos, que se consigan dejarte con ganas habiendo ocupado tan solo pocas líneas.

16 03 2007
Makkkafu

“PARA UN TRANVÍA”

Muere la tarde en la barra del bar
un sol azafrán agoniza
muere la vida en un spontex
las manos de la mujer están agrietadas
parecen las manos de Alda Merini
manos de pedir limosna,
de contener lágrimas,
de acunar sierras

Un hombre pide un café
esparce palabras por el serrín
escucha una voz que se levanta oculta en el círculo del platillo
es una voz queda,
un murmullo que le dice el suicidio es la salida
aúllan los perros de su alma
araña con la cucharilla los rastros de azúcar
con premeditado ritual
se lanzará por la ventana

El dedo de Caín lo señalará
cuando esté ausente de sí mismo
habrá alguien que dejará un ramo de ternura sobre su cara
como una carta
como una fresa
como una seda

“¡Perdóname Señor! ¡perdonar hijos míos!
se me pudren las palabras ante esta soledad marrón
no puedo más ser yo, no quiero ser yo, ni quiero estar
me voy con la muerte más allá de las rotas esquinas

Si fuera Platón, Nietzsche, Hegel, o Zarathustra
mis razones serían otras
pero soy lombriz del templo
los estudios filosóficos me sobran
me sobran los poemas de Garcilaso
no sabía, no sé que la vida pudiera ser así de esta manera
esta es mi única razón.

Si tuviera valor diría a esa mujer
me prestara una soga
es todo tan inútil, falaz, loco, hambriento
ahora iré al water y tiraré esta nota
el serrín la llevará hasta las locas gaviotas.”

Muere la tarde en la barra del bar
en un rincón, un joven lee “Proleterka”
la T.V. da las últimas noticias
un hombre cuyas iniciales son J.M.
se ha tirado de la ventana de un céntrico hotel
comenzaron las obras para un tranvía
ha fallecido Rainero tras 15 días de agonía

Muere la vida en un spontex
una mujer que huele a lejía
encuentra una nota en el water
es la nota del suicida.

FIN FINITO

16 03 2007
Loren

Antes de dar mi veredicto, tengo que decir unas cuantas de cosas para la siguiente convocatoria.
1º) Estaría bien, dado el entusiasmo de los participiantes, que hiciésemos un esfuerzo en escribir sólo una historia por cada palabra. Ya sé que esto difícil de controlar, pero podríamos intentarlo.
2º) Veo que hay mucha gente que se excede considerablemente en el número de palabras. Eso no está en las normas. Y las normas están para cumplirlas, jejeje
3º) Podríamos votar inicialmente cinco relatos máximo, por ejemplo, para ir eliminando para la semifinal, de la que ya sólo se quedarían uno o dos.
Es que entonces no vamos a avanzar.

Otra cosa más: ayer leyeron mi microrelato un par de personas y no lo entendieron. Espero que vosotros sí, que sois chicos listos y de buenas familias, pero de todas formas tampoco voy yo a explicarlo.
Y ahora sí, el momento más esperado, tachán-tachán:
– El prímero de Raccord me gusta mucho, por corto y por su trasfondo político.
– El de Alfredo también, me gusta que se haya puesto en el pellejo del tranvía y su aciago final.
– El de Aída, por utilizar la tierna figura del abuela y su nieta, y porque en eso se parece al mío.
– El de Xavivi, porque yo también hubiese apurado diez minutos más. Es bonito y está muy bien escrito “y al calor de los rayos catódicos y del amor de les había pasado la hora”
– Y, por supuesto y aunque no entre en concurso, el de Ana. Original, sentido y perfecto.

Gracias!

16 03 2007
juanlu

Diecisiete

– Pasa, abuelo.

Y sigilosamente entraron los dos en el almacén. Y Sofía cerró cuidadosamente la puerta mientras en la mente de su abuelo despertaban algunos de los recuerdos relacionados con aquel viejo tranvía de la línea diecisiete.

16 03 2007
eltabernero

– ¡¿En el tranvía?! ¡Como has podido olvidarlo allí!
– Resulta que Cristina y yo estabamos jugando y, de pronto.. pues… llegamos a la parada y vinimso a casa sin reparar en ello…
– ¡Veréis cuando el abuelo se entere se que la abuela aún está en el tranvía!
-No creo que le importe. El siempre dice que le encantaría que la abuela viajase al fin del mundo… No se yo si este tranvía la dejara cerca de allí.

17 03 2007
HombreRevenido

A mí me gusta el de Mary

18 03 2007
Ana

Sigo dando mi opinión sobre los relatos. Hay algunos que están siendo descalificados por el número de carácteres. Recuerdo que el máximo son 600 (sin espacios). Por ser el primer relato he permitido hasta 650 pero más me parecía excesivo. De todos modos se agradece que hayan llegado tantos relatos porque aquí lo que nos interesa es primero escribir y luego leer lo que los demás hayan escrito.

Mary: Usas unas descripciones muy bonitas. A mí me resultaría imposible escribir algo así. Enhorabuena🙂
Sandra: Me quedo con la última frase: “Salté con el valor de los cobardes y la cobardía de los valientes.” Genial.
Blanca: Gracias por comentar y por haber encontrado tiempo para escribir. Seguro que la protagonista de tu relato no está tan triste cuando se lleva todos los vestidos de la tienda tirando de tarjeta😉
Javier: Te has pasado un poco con las palabras (845 caracteres). Me da rabia pero tu relato no va a poder entrar a concurso😦 pero bueno al menos nos lo has regalado un cuentecito por la cara (se agradece). Por cierto, me alegra que te haya gustado el relato y muchas gracias por esos super ánimos que hacen que den (todavía) más ganas de escribir. Espero que lo hayas pasado genial en las fallas y que los raíles de tu tranvía no se asusten al saber todo lo que has hecho…
Makkkafu: Gracias por participar aunque lo cierto es que te has excedido en más de 1000 caracteres del máximo permitido (eran 600). Por esta razón no vas a poder entrar a concurso pero te agradezco mucho que hayas participado, espero que para el próximo puedas estar entre los candidatos. Un saludo!
Juanlu: Que bien que te hayas animado, muchas gracias. Cuanta incognita en tu relato, me he quedado con ganas de saber que le paso al abuelito en aquel tranvia!! Recuerda que ya no hay PDA pero aún así te deseo mucha suerte!
El tabernero: Pobre abuela, jaja. Muy gracioso, me gustaría ver quien está más contento: si el abuelo por haber perdido de vista a la abuela o la abuela por haber logrado escapar.


AVISO:

Estaba haciendo recuento y me he dado cuenta de que el relato de Xavivi tambien era de más de 800 carácteres así que me no puede entrar a concurso. Lo siento Xavivi, pero que sepas que a mí, al igual que a Loren, me ha gustado mucho.

19 03 2007
Vargas

Mi microcuento/microrrelato:

EL ESPÍA
Esta actividad no es tan aburrida como aparenta, de hecho llego a divertirme mucho, pues la persona que me ha tocado vigilar es una mujer, apetecible y atractiva… casi todos acaban en sus brazos, MEM, LA MUERTE.

19 03 2007
Makkkafu

“PARA UN TRANVÍA” (VERSIÓN REDUCIDA)

Muere la tarde en la barra del bar
un sol azafrán agoniza
muere la vida en un spontex
las manos de la mujer están agrietadas
parecen las manos de Alda Merini
manos de pedir limosna,
de contener lágrimas,
de acunar sierras

El dedo de Caín lo señalará
cuando esté ausente de sí mismo
habrá alguien que dejará un ramo de ternura sobre su cara
como una carta
como una fresa
como una seda

Si fuera Platón, Nietzsche, Hegel, o Zarathustra
mis razones serían otras
pero soy lombriz del templo
los estudios filosóficos me sobran
me sobran los poemas de Garcilaso
no sabía, no sé que la vida pudiera ser así de esta manera
esta es mi única razón.

Muere la tarde en la barra del bar
en un rincón, un joven lee “Proleterka”
la T.V. da las últimas noticias
un hombre cuyas iniciales son J.M.
se ha tirado de la ventana de un céntrico hotel
comenzaron las obras para un tranvía
ha fallecido Rainero tras 15 días de agonía

Muere la vida en un spontex
una mujer que huele a lejía
encuentra una nota en el water
es la nota del suicida.

FIN FINITO

19 03 2007
Makkkafu

PARA UN TRANVÍA (VERSIÓN COMPRIMIDA)

Muere la tarde en la barra del bar
un sol azafrán agoniza
muere la vida en un spontex
las manos de la mujer están agrietadas
parecen las manos de Alda Merini
manos de pedir limosna,
de contener lágrimas,
de acunar sierras

Muere la tarde en la barra del bar
en un rincón, un joven lee “Proleterka”
la T.V. da las últimas noticias
un hombre cuyas iniciales son J.M.
se ha tirado de la ventana de un céntrico hotel
comenzaron las obras para un tranvía
ha fallecido Rainero tras 15 días de agonía

Muere la vida en un spontex
una mujer que huele a lejía
encuentra una nota en el water
es la nota del suicida.

FIN FINITO

19 03 2007
Makkkafu

En el último recuento de Inmigración faltaban 5, se escondían temblorosos en un abandonado tranvía de la Jack Daniel`s.

FIN FINITO

19 03 2007
sergi

A mi me ha gustado también el de Mary, y el de Ana. Bueno, en general me han gustado todos. Me parece muy buena idea esto de los microrrelatos…

Así qué en la fiestaca chanante había algodon de azucar y palomitas gratis!!! wow, ojalá hubiese tenido la suerte de asistir y estrechar la mano del loco de las coles…

19 03 2007
Vargas

EL ESPÍA
Esta actividad no es Tan aburrida como apaRenta, de hecho llego a divertirme mucho, pues lA persoNa que me ha tocado VIgilar es una mujer, Apetecible y atractiva… casi todos acaban en sus brazos, Mem, la muerte (oculta en un tranvía).

(A la muerte nunca se le ve venir, ni siquiera oculta en el mensaje de un tranvía, para eso estamos los espías.)

20 03 2007
Sherezhade

Bueno he de admitir que soy principiante en esto de escribir y he de confesar que el hecho de comprobar que todos los relatos son de una calidad extraordinaria no ha ayudado mucho a paliar mi inseguridad a la hora de mandar el mio. De todas formas allá va, espero que no exceda el límite, además agradeceria cualquier tipo de comentario o crítica. Me encanta escribir pero no siempre consigo inventar cosas que merezcan la pena. Si a alguien le interesa tengo alguna tontería colgada en http://www.lacoctelera.com/lamaletadesherezhade

Conseguí coger el tranvia por los pelos. Es lo que tiene la costumbre de sobrevivir a contrarreloj. Y es que el dia de hoy se llevaba el premio: reunión a primera hora, el desayuno recien tragado y las legañas adheridas al cerebro. Antes de que cierren, dejar los zapatos de jorge en el zapatero. Me olvido algo. Recoger a los niños del colegio, llevarlos a judo, traerlos de vuelta a casa. Llevarle la compra a mamá, pechugas de pollo, leche, pan y algo de fruta. Pero me olvido algo. Por la tarde, entregar los balances de fin de año, ver al jefe y aguantar sus tonterías. Pasar por la tintorería y recoger la americana nueva. Luego hacer la cena acostar a los niños, leer un par de páginas de alguna novelas de segunda mano de Isable Allende y hasta mañana. Todo tan planificado siempre y sin embargo esa horrible sensacion de que algo quedaba olvidado en alguna parte. Agarrada al pasamanos para no caerme con el traqueteo del tranvía me miraba de arriba a abajo y hacia repaso. Aparentemente lo tenía todo: las mochilas de los niños, la cartera, las llaves de casa, el movil… Y de pronto lo ví, justo delante de mis narices, la mirada lastimera de una pareja jóven. Sí definitivamente era eso, una vez más se me habia olvidado vivir.

21 03 2007
adán

La ola llegó a la costa de Portugal pasados diez minutos de las dos de la tarde. Invadió Lisboa en el mismo instante en que destrozó Finisterre.
En la primera, aquellos que estaban atontados todavía por el shock del temblor destructor del mediodía, no reaccionaron al extraño comportamiento de la marea, o simplemente lo relacionaron con el seísmo pero no previeron su verdadera implicación. Fueron irremediablemente borrados del mundo en los diez segundos que le costó al agua llegar desde el puerto hasta la PraÇa Dom Pedro IV, junto con las farolas, los coches, y los famosos tranvías.
El fin del mundo llegó rugiendo y devoró al hombre. Fue una lección del universo a la soberbia humana.

21 03 2007
Ana

Aysss, lo siento mucho Sherezade y Adán pero la convocatoria para este primer microrrelato ya ha terminado! Pronto propondremos la siguiente palabra clave y se aceptarán nuevos cuentos.

Un saludo, os espero en el siguiente!

21 03 2007
Ana

La convocatoria para este primer microrrelato ya ha terminado.
Puedes ver el relato ganador aquí.

25 07 2007
ambien

ambien

aaq leoxof




A %d blogueros les gusta esto: