Votaciones Tercer Microrrelato, tercera tanda (21-31)

22 04 2007

Aquí va la última tanda de relatos. Tienes dos puntos para repartir: o le das los dos al que más te guste o repartes uno para cada uno de tus dos preferidos.

Dí el nombre del autor pero también el número del cuento que votas.

La noche del lunes 23 publicaré el post en el que sólo quedarán los finalistas resultados de las tres tandas, para que podamos elegir al ganador (menudo proceso agotador).

21) Raccord

¿Qué es lo que hace bello y útil a las ecuaciones matemáticas? Su genial falta de variables. Las fórmulas no dudan, porque no son libres. ¿Por qué sigues dudando tú?

Ponga fin a su depresión y adquiera una fabulosa celda, que podrá ir equipando con el tiempo. La cárcel será el motor de su desarrollo personal; trabajará a destajo y dejará las actividades de ocio que tanto le insatisfacían, para adquirir el último modelo en letrinas.

Si compra una celda antes del 30 de Julio, se la cambiamos por su coche, un modelo de cárcel demasiado costoso. ¿Es que no piensa en todo el dinero que se va por el desagüe con campañas de la DGT y ambulancias? Ese dinero es tuyo, recupéralo y ponle unos nuevos barrotes a tu nueva y ordenada libertad.

22) walkinginthemoon

Tarde de domingo. Agosto. Las 100 mejores películas de la historia del cine. La Gran Evasión. Steve McQueen lleva media hora vacilando a los nazis.. Inician la fuga. Se pone interesante. No es la primera ni la segunda vez que la veo pero siempre me engancha. Empiezan a pasar por el túnel. Tensión, mucha; pánico. No van a poder. Pantalla en negro. “¡ No me lo puedo creer! ¡Justo ahora! ¡Tres veces en cuatro días! ¡¡A estos sí les mandaba yo a la cárcel!!”
– Buenas tardes, servicio de atención al cliente, le atiende María de las Mercedes.¿En qué puedo ayudarle?
– ¡Este mes les paga la factura Rita!
Ring, ring, ring.

23) serjuzu

Era su refugio interior.

Su jardín de las delicias,
el viaje de su alma errante
desde el segundo círculo del infierno
al empíreo.

Por eso le enfureció su impertinencia,
lo inoportuno de su aparición,
y ese dedo encorvado,
agitándose acusador delante suya…

Allí estaba, su tía Remedios,
roja de la ira, exclamando:
“El vicio es la cárcel del alma…”

El onanismo siempre ha sido
un arte incomprendido, pensó.

24) Mameluco

La boca del estómago encogida. El sudor frio como la escarcha. Sangre en el cemento.

“No lo queremos” –dijeron algunos-.
“Dejadlo en paz” – replicaron los menos-.

En el pavimento, tirado como una mondadura de naranja, un niño se miraba la rodilla, casi sin levantar el pecho del suelo.

“Este que no venga más” – dijo el más chulo de la pandilla señalando-.

Y el primo abandonó a su pariente con la cara sucia y el orgullo de aquella manera.

En la cárcel del desprecio.

25) Antonio Íñigo

Y la tierra tembló. Y todo se redujo a unos centímetros de escombros sobre la superficie asfatada, sobre las praderas de césped regado… Y entre los escombros, niños, adultos y ancianos, confundida materia inerte.

Sólo las cárceles resistieron a los embites apocalípticos. Estaban sólidamente construidas para recluir en ellas lo peor de los seres humanos personificado en hombres y mujeres que se identificaban por un número, ya sin nombre.

Una segunda oportunidad de la que no se podía esperar nada mejor.

26) Na

CÁRCEL, ya de por si su mismo nombre no le sonaba muy alentador, él prefería palabras como aire, sonrisa o caramelo que con solo pronunciarlas le trasladaban a realidades mágicas, inventadas y algo etéreas. Tenían el poder evocador de un perfume que te envuelve y no te deja.

Sentado en el suelo oscuro y vacío de su celda se imaginaba los rojos labios de Rocío tejiendo susurros para su oído, para su alma, ya tan marchitada por el paso del tiempo y de la nada.

27) Larifú

Me acuerdo de Ana. Al día siguiente de conocerla leí su ficha: distrofia muscular progresiva, 42 años, Madrid. No tenía retraso mental como el resto de residentes. Yo dudaba de si ese lugar sería el mejor sitio para pasar sus vacaciones, rodeada de gente con la mitad de lucidez que ella.

Apenas puede mover unos dedos, y los músculos de la cara son muecas de esfuerzo y corazón cada vez que intenta hablar o sonreír. Hacía lo pertinente: darla de comer, bañarla en la piscina y, qué leches, conseguir que disfrutara cada día. Ese era mi trabajo.

El cuerpo de Ana es su cárcel. Su mente escribe poesía. El último día del verano nos dijo que éramos los mejores. Y que nos quería. Ana es la impotencia y la voluntad en un solo cuerpo.

28) Jack

Sintió la hoja del cuchillo a través de las costillas, buscando el corazón. El olor a tabaco y alcohol, junto a un hedor repugnante fue lo último que respiró. Una bocanada de asco se sobrepuso al dolor y obligó a sus jugos gástricos a salir un segundo antes que la sangre se escapara por su boca a borbotones. Ya en el suelo, juntos formaron un charco de porquería, pero, eso ya no podía verlo.
El día siguiente la prensa seguiría sin hablar de aquella cárcel. Al fin y al cabo solo era la víctima 24.452. No pasaba nada, quedaban muchos presos aún y muchas fregonas esperando.

29) Sejuzu

El mundo se ha vuelto loco, pensó mientras hojeaba los clasificados del periódico.

“Trena Promociones Inmobiliarias dispone de una amplia gama de celdas en las mejores penitenciarías a lo largo del territorio nacional, sobre todo en la costa. Trena cuida al máximo todos los detalles, y le ofrece cárcel en lugares estratégicos como campos de golf y primera línea de playa.”

“InmoChirona le ofrece la mejor ubicación penal en pleno centro histórico de la ciudad rodeado de prestigiosos establecimientos comerciales. Celdas en venta y alquiler. Visite nuestra calabozo piloto.”

Sus ojos miraron al vacío, a través de las rejas de su ventana.

-¿quién iba a pensar que la operación Malaya iba a poner de moda el talego?

30) Bartleby

Siempre que paseaba por el acantilado y la brisa le desordenaba el cabello, sentía sus huesos pesados como los barrotes de una cárcel.

Siempre que paseaba por el acantilado y miraba hacia su fondo, sabía que, para escapar de una cárcel, lo primero era romper los barrotes.

Y lo aceptaba.

Lo que le hacía alejarse siempre del borde del acantilado era el miedo al después.

31) Xavivi

 

–Filósofa y filósofo–

–El cuerpo es la cárcel del alma.
–Y la boca es la cárcel de los besos.
–Y la cabeza, la cárcel de las ideas.
–Y el silencio, de los deseos.
–Y la guitarra, de la música.
–Y los libros, de las palabras.
–Pues yo creo que las musas son la cárcel de la inspiración.
–Y tú la de mi corazón.
–Qué tonto…


Acciones

Information

13 responses

22 04 2007
Alfredo

25 – Antonio Iñigo 2 Puntos

22 04 2007
Carlos

27) Larifú – 1 punto
30) Bartleby – 1 punto

22 04 2007
juanlu

27) Larifú – 2 puntos

22 04 2007
jesús

23) Serjuzu – 1 punto.
31) Xavivi – 1 punto.

22 04 2007
walkinginthemoon

31) Xavivi –> 1 punto

21)Raccord–> 1 punto

22 04 2007
Xavivi

Larifú (27): 2 puntos

22 04 2007
Mameluco

30) Bartleby: 1 punto
25) Antonio Íñigo: 1 punto

22 04 2007
eltabernero

Xavivi (31): 2 puntos (ingenioso y divertido;) )

22 04 2007
natoooootuuud

30) Bartleby, 1 punto

31) Xavivi, 1punto

22 04 2007
Raccord

Xavivi- Two Points. La envidia me aprisiona😉

22 04 2007
Larifú

24 ) mameluco –> 1 punto
30)bartleby -_> 1 punto

(esta última tanda ha sido más difícil de votar…qué nivel maribel!! xD)

23 04 2007
Makkkafu

23) serjuzu –> 1 punto

25) Antonio Íñigo –> 1 punto

23 04 2007
Antonio Íñigo

Lo de embite lo puso yo, jjjaa. Me quedo con envite. Perdón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: