Votaciones Cuarto Microrrelato (Segunda tanda)

15 05 2007

Procedimiento: He dividido los 27 relatos en 3 tandas de 9 candidatos de modo que no haya relatos del mismo autor que se repitan dentro de la tanda (recomendación de Croc). Tenéis dos puntos para repartir: o bien 2 al relato que más os haya gustado de la tanda, o bien dar un punto para vuestros dos favoritos.

 

Lee los siguientes nueve relatos y vota!

10.- Mameluco

Le solté cuando me dijo lo que me dijo.
No puede ser, me está mintiendo sin más. Pero es muy gratuito.
Y cruel.
No me lo esperaba de él, no.
Decirme eso a mí. A mí, que le he dado toda mi juventud.

Eso me pasa por hacer le caso a mi madre.
Si lo llego a saber no se lo digo.
Sinceridad, sinceridad, no sirve para nada.
Maldita la hora. La próxima vez me meto la lengua por el culo.

Minutos antes:
– Cariño, este cojín está un poco… cóncavo.
– Será por tu enorme trasero, desgraciao…

Minutos después, conversación telefónica:
– Voy para allá, Araceli me ha echado de casa, mamaaaaaa….

11.- larifú

El cosmonauta vaga por el espacio. Tiene oxígeno para varios minutos antes de morir. No piensa en nada, sólo observa los perfiles iluminados de los planetas. Y las estrellas alineadas. Es precioso.

Una fuerza de cien mil titanes le proyecta contra un pequeño asteroide. Boca arriba, la muerte no ha sido instantánea. Es todo miedo. Ahora sí siente la necesidad de pensar en sus seres queridos. Pero no hay tiempo, y no serviría de nada. Sus ojos se consumen dejando paso a un hueso cóncavo. La lengua desaparece y la escafandra estalla sin remedio.

Silencio.

Los planetas siguen girando. Los cometas siguen su viaje. Todo es un baile perfecto de rocas siderales y rugosas en el universo tan ansiado por el cosmonauta.

12.- mary

Me topé con tus ojos por primera vez mirándome desde el hueco cóncavo que guardas en el pecho. Decidí desabrochar los botones que lo custodian y fui sacando uno a uno todos los secretos que se amontonaban en ese espacio tan reducido. Los cogía cuidadosamente con mis dedos y trataba de sentirlos míos. A veces me detenías y te tomabas unos minutos para explicarme su significado con paciencia, otras no te hacía falta más que la complicidad recién descubierta. Un día me aburrí, o quizás fuiste tú quien se aburrió. Entonces realmente abrí los ojos y me topé con los tuyos en su sitio, llenos de indiferencia y perdidos en el vacío. Fue un placer descubrir que en aquel hueco no guardabas más que eso; vacío.

13.- Quico

Los cuerpos colgaban como hamacas de ganchos de carnicero. Los brazos y piernas casi descoyuntados por el peso se alargaban de forma irreal y parecían columpios que se movían tristemente. Sobre el perfil cóncavo de los cuerpos, una gran cantidad de ratas iba royendo poco a poco las entrañas de los condenados, aún vivos. Estos habían cometido dos únicos errores. El primero, apoyado por muchos era haberse enfrentado al tirano. El segundo había sido dejarse coger. Uno preocupaba a los que habían colaborado, el otro alegraba a los colaboradores. Aquella noche se oyeron gritos de desesperación y llantos de miedo. Pero eran tantas las noches iguales a aquella, que la gente ya solo quería que les dejasen dormir

14.- yokin

-La has cagao, tío.

-No, perdona, lo tengo bien.

-Y una polla, este tiene razón, has despejao mal la X.

-Que no, coñio… que luego le metía 0, 1, 2 y me salía la curva bien.

-A ver, listo, ¿qué curva era?

-¿Cómo que qué curva?

-Que cómo era.

-Joder, pues así.

-(risas) ¡Qué pringao! ¡Que tenía que ser así!

-¿Y el punto de inflexión, listo?

-¡Pues arriba!

-¡Pero entonces ya no es cóncava, subnor!

-Sí que lo… es…

-¡Que no, que tiene razón, que pa ser cóncava tenía que ser el punto abajo!

-Pero si lo miras al revés sí que está bien…

-Sí, eso díselo tú a la Mª Carmen, ya verás que risas…

-Joder, tronco. Entonces lo tengo mal…

-Bueno, a lo mejor te pone un punto por el planteamiento. Bueno, ¿vas a decirle algo a la Bea o no?

15.- Narcisista

La palabra cóncavo no le gustaba un pelo. Cuando su prometido, en las largas noches de estudio para sacarse su tercera carrera (esta vez, Matemáticas) resolvía una ecuación y gritaba: “¡Sí, la curva es cóncava, cóncava! Como dice la hoja de resultados.”, sentía una inmensa tristeza y un extraño vacío.
Entonces se adentraba en la cocina, y fingiendo no escuchar al hombre, cerraba los ojos y recordaba a su profesora de bachillerato.
– Así es la curva cóncava- al tiempo que la mano se plegaba y las yemas apuntaban a un cielo encerrado. – Así, es convexa- al tiempo que giraba 180 grados la mano y se besaba el dorso. – Convexo en masculino, con beso. Será más fácil recordarlo, ¿verdad?
Y el vacío desaparecía al contacto de sus labios con su dorso.

16.- lalalá…

Me observé en la superficie cóncava del bol vacío. Sonreí: deformada también me gustaba.
En clase, las frecuentes notitas me sorprendieron. “Eres una soberbia”, “eres una pija” incluso “eres una puta”.
Evitando sus típicos piropos, Andrés dijo que era una prepotente y Javi que mi nariz estaba torcida.
La gilipollas de celia dijo, al pasar junto a mí “mira una gamba… oye, sigue aprovechándose de ti todo menos la cabeza?” pero luego meditó y añadió “eres atrevida, pero tampoco es malo del todo”. No tenía sentido aquel aluvión de pestes ni el comentario de celia.
En una tienda me quitaron un cartel de la espalda: “critícame y no preguntes”.
“No me quite el cartel” pedí a la dependienta.
Ahora sólo soy amiga de celia.

17.- Blanca

Caro se apretaba la falda del uniforme, nerviosa, intentando concentrarse.

-Pero ¿cómo quieres que dibuje una línea cóncava en la gráfica, si no sé ni lo que es eso?-

-Joder, Carolina. Te lo he explicado mil veces: cóncava, pones la mano como un cuenco; convexo: con-beso, la pones como si te la fueran a besar… Así. ¿Lo ves?-

La niña asintió en silencio. Los oídos le zumbaban y ya no pudo escuchar el resto de la explicación… Se entretuvo delimitando el punto exacto en el que los labios de Ignacio habían rozado el dorso de su mano.

18.- Jaime Monjardín

El sol de las once entra por la ventana blanca, de madera antigua, aliado con una brisa fresca que lo contrarresta, dándome la alegre sensación de tener aún más sueño, de estar aún más abandonado y de necesitar urgentemente, pese a la hora, un cubata y algo ligero para fumar.

A un paso, el Retiro. A dos, Horcher, Embassy, el 31, la casa de fulanita… El Lorenzo primaveral, suave, neófito, deseoso, me llama con sus calurosos encantos a aprovechar y disfrutar el Tiempo -ese anciano insultante- lejos de esta CÓNCAVA clase de Romano.



Acciones

Information

19 responses

15 05 2007
Makkkafu

11.- Larifú –> 1 punto

12.- Mary –> 1 punto

15 05 2007
larifú

mary – 1 punto
quico – 1 punto

15 05 2007
serjuzu

Blanca 1 punto y Larifú 1 punto

15 05 2007
walkinginthemoon

12) Mary – 1 punto

14)Yokin – 1punto

15 05 2007
lalalá...

relato 17: blanca (2 puntos)

15 05 2007
Javi

Relato nº 12 – mary – 1 punto
Relato nº 16 – lalalá – 1 punto

15 05 2007
La niña de los ojos tristes

1 punto para lalala
1 punto para quico

15 05 2007
Doctor

Curioso blog.

Saludos del Doctor, Crítico insolente de Blogs

http://elburladordemitos.blogspot.com/

15 05 2007
Mameluco

12.- mary = 2

15 05 2007
eltabernero

14. Yokin – 1punto
16. lalalá – 1punto

15 05 2007
mary

16. lalalá – 1 punto
17. blanca – 1 punto

15 05 2007
Blanca

Relato nº 16- Lalalá: 2 puntos

15 05 2007
Croc

Relato nº14 – Yokin: 1 punto
Relato nº13 – Quico: 1 punto

15 05 2007
sandra

Relato nº13 – 2puntos

15 05 2007
Mun Light Doll

Mameluco: 1 punto
Blanca: 1 punto

Y besos de suerte para todos,
Mun Light Doll

16 05 2007
Na

mary: 1punto
blanca : 1 punto

Mucha suerte!!!!!

16 05 2007
Alfredo

Yokin = 1
Blanca = 1

18 05 2007
Xavivi

Relato n.º 12 – mary (1 punto)
Relato n.º 18 – Jaime Monjardín (1 punto)

18 05 2007
Ana

¡Se ha cerrado la votación!




A %d blogueros les gusta esto: