La misma canción

5 05 2010

Me encanta que haya canciones que te hayan dado la vida en algún momento de tu vida y que, sin embargo, te puedan fastidiar la escena meses después. Como cuando estás tan a gusto con alguien en un bar y de repente el camarero pincha el tema con el que te enamoraste de otra persona hace años, qué bajón. De repente, la situación se vuelve patética porque te recuerda que las cosas no suelen durar mucho tiempo. «No te emociones, todos los discos se terminan». Otras veces, una canción del pasado se cuela en la conversación y te hace recordar alguna anécdota que, por alguna razón que ahora ves clara y antes no, fue importante durante tu adolescencia y entonces, si tu interlocutor merece la pena, decides compartirla. Hay personas, me diréis, que son capaces de concentrarse en la conversación sin prestar atención al hilo musical y sin dejarse influirse «aleatoriamente» por él. Peor para ellas, respondo.

La música está ahí para potenciar, para redondear o para destrozar un momento. No quiero decir que una canción romántica vaya a hacer que uno tenga más posibilidades de enamorarse, o que un tema de batería intenso se vaya a cargar tus posibilidades de sentir las dichosas maripositas. Para nada. No es tan simple el mecanismo de la banda sonora, ahí radica su gracia y por eso he entrecomillado en el párrafo anterior lo de «aleatoriamente». La cuestión no depende de la canción en sí misma, sino de tu reacción personal a esa música. La misma canción en distinto marco puede resultarte cargante o intensa, especial o tópica, apropiada o no. ¡La misma canción! Y depende de con quién estés, de dónde, de cómo. De ti, sobre todo depende de ti. No me gusta utilizar las juke box precisamente por ese control que te da sobre la situación, porque te conviertes tú en el que fuerza y parte de la gracia de escuchar música en bares consiste en ese no saber qué viene a continuación. La música marca el acontecimiento de la noche, cuánta gente se ha quedado un rato más porque cuando iba a coger su abrigo el DJ eligió una canción que le devolvió la esperanza en una noche que estaba decidido a dar por perdida.

Hoy he descubierto que el poeta Benedetti y mi grupo punk favorito, los Buzzcocks, a priori tan distintos, venían a decir lo mismo en un poema y una canción concreta. Lo que viene a demostrar que el arte no es una única respuesta que interpretar, sino un combinado de puertas que cada uno descifra a su modo, y a muchas de esas puertas se puede llegar por vías distintas. El punk puede ser romántico, la poesía puede (debe) ser punk. Reaccionar y dejarse mover por lo que te sugiere la música no te convierte en una marioneta, sino que te descubre, sin proponértelo, quién has sido, quién eres, y en quién te estás convirtiendo. Si no te bañas dos veces en el mismo río, tampoco escuchas dos veces la misma canción, habría sentenciado algún descendiente de Heráclito con una estupenda colección de vinilos.

Cuánta trascendencia, ¿eh?





El último post (hasta que llegue otro)

30 01 2009

Hola chatos,

Seré breve. No tengo tiempo en general para actualizar aquí y seguir el ritmo de Raza Becaria porque estoy a otras muchas cosas y es imposible.  Sinceramente, me gustaría que me leyerais en el otro blog, porque es el único que seguiré actualizando de momento y porque, si lo sigo flipando con que Coneja me dé besos, también me sigo emocionando con las respuestas que he tenido en Arándanos, porque los comentaristas de aquí le daban el 40% de la gracia al blog y me encantaba volver de casa (o simplemente darle al F5) y ver lo que habíais dicho.

Y si no os mola el blog de laSexta, imagino que volveré por aquí algún día (cuando me echen, por ejemplo) y os contaré algo. De repente me estoy poniendo triste pensando en todos los momentazos que hemos tenido aquí, pero es que mantener dos blogs es una locura.

Paso de despedirme, ODIO las despedidas y además que no me voy porque estoy en Raza Becaria, jo:

http://www.lasextanoticias.com/detalle_blog/raza/becaria/todos-0/todos-0/202781/1

ESTA SÍ: http://www.lasextanoticias.com/blogs/ver/raza_becaria/201





Navidad, tiempo de alcohol y moralejas

25 12 2008

Me han regalado una botella de vodka. Es Absolut y está vestida de lentejuelas rojas, va más elegante de lo que yo iré nunca aunque no le tengo envidia porque sólo es una botella. Recuerdo que hace unos cuantos años yo tenía en el cuerpo una mezcla poco excitante de tristeza, melancolía y aburrimiento y entonces decidí salir de casa e irme a un bar de Malasaña (el barrio alternativo-guay de Madrid) a buscar aventuras. No sé si esto ya lo he contado aquí alguna vez.

Lo que de verdad quería era enamorarme esa noche. En las pelis te venden que si vas sola a un bar entonces se te acerca alguien que probablemente fumará y te soltará alguna frase tope ingeniosa que te hará reír. Entonces él daría un trago a su cerveza y tú aprovecharías para fijarte en su bíceps -bendito músculo- y pensar: o esa cerveza pesa mucho o este tipo tiene un brazo realmente admirable

Pero antes de que pase eso y continuéis con bromas cada vez más ingeniosas tirando a insinuaciones sexuales, tú te habías encontrado sola en la barra ante la camarera decidiendo qué copa pedir cuando en realidad no te apetece ninguna copa porque como hace de esto cuatro o cinco años tú aún no te habías aficionado a los cócteles y el alcohol seguía siendo algo de mayores que vestía mucho pero que sabía peor y costaba más caro que una cocacolalight. Total, que te acabas pidiendo un vodka por descarte (martini es de niñas tontas, no has abordado ningún barco como para brindar con ron, y whisky es de tíos con barba de dos días). Deduces que lo más sexy es pedirte vodka, y si eliges acompañarlo de naranja es por pura estética, porque esa noche el naranja te parece más mono que el amarillo (a veces las decisiones vitales son así de idiotas).

En fin, recuerdo que pensé que había salido ya de ese marrón cuando me preguntaron qué marca de vodka quería y ya la cagué porque ya me había costado decidir que quería vodka, pues imagínate ya la marca. Así que hice como si en vez de una camarera de bar, aquella chica (o chico, la verdad es que no lo recuerdo) fuera un camarero de mesón segoviano que pudiera recitarme entera la carta de postres. El o la camarero debió de calarme –menuda parda- aunque hizo el esfuerzo de enumerarme todas las marcas de vodka que tenía y yo pedí una de nombre ruso que era más o menos pronunciable.

Al final me tomé mi copa y no se acercó nadie a hablar conmigo, ni fumador ni no fumador. La historia parece patética pero en realidad aprendí una cosa: que salgas de casa buscando una escena de película y ésta no suceda no quiere decir que las escenas de película no pasen nunca, simplemente es que esa noche no estaban rodando.

Hoy hubiera pedido Absolut en vez de la marca rusa que no recuerdo, porque alguien que teje un vestido de lentejuelas rojas a una botella no puede ser mala persona. Y si lo es, entonces es una mala persona muy original, y eso ya es bastante de película.

Mi botella bonita y brillante (BBB)





Mi voz de rata en las ondas

21 12 2008

Voy a ir subiendo las mini colaboraciones que he estado haciendo en los programa de Luis Blanco en Interpop: Backstage  y La noche del cine. Iba a subir dos más pero no sé por qué no me deja poner el enlace.

Colaboración en Backstage en Interpop: canciones para Obama y McCain

Colaboración en Backstage en Interpop: Anti karaoke





El lunes voy a la pelu

6 12 2008

Por supuesto, dudo entre qué flequillo hacerme aunque parece que el recto es el que más posibilidades tiene.

La idea de que se acerca el momento en que me pueden chafar el peinado para los próximos tres meses me ha inspirado para hacer una viñeta en el paint:

Tarde de cine en la peluqueria





Entrevista con Marta Castro (Kahlo de DADANOIAS)

3 12 2008

Captura entrevista Marta Castro (Kahlo de Dadanoias)

Por si a alguien le interesa leerla, ya está colgada en Raza Becaria.





Lujuria en 100 palabras

27 11 2008

Mi querido Hombre Revenido organiza un concurso de micros del que ya hablé hace tiempo, va sobre pecados capitales y el de esta semana es la lujuria.

Esta ha sido mi aportación:

Ya se había ido el mensajero que mascaba chicle, ajeno a todo, cuando Julia regresó al salón. Se llevó el dedo de su marido a la boca y sintió el roce de la yema en el interior –rosa, húmedo y deslizante- de sus labios. La caricia le provocó cosquillas, aunque no se rió. ¡Seis semanas sin hacer el amor! Con la lengua se encargó de empaparlo, maltratarlo y succionarlo hasta que comprendió que necesitaba aquel dedo en sus bragas. De camino al  dormitorio, entre suspiros, se prometió telefonear al inspector para confirmar las sospechas: a su marido lo habían secuestrado.

—————–

Y hablando de Lujuria, hoy he subido a Raza Becaria (blog que actualizo más que éste porque, sinceramente, no doy pa más) una lista con algunas de las canciones más porno de mi biblioteca de música.





Por fin, la entrevista de Areces

10 11 2008

Ya he colgado en Raza Becaria la entrevista que le hice a Carlos Areces, allá por julio:

Captura

Hope you like it.





Chi vas, páchatelo bien (o Crónica de una sofisticada noche en The Chivas Studio)

6 11 2008

Tenía pendiente hablar del concierto de Solange Knowles (o sea, la-hermana-de-Beyoncé) al que me invitó Acia, la única chica con acento francés que me llama al móvil (por no decir la única chica que me llama al móvil).

 

El concierto, breve y correcto, tuvo lugar en The Chivas Studio, un lugar al que sólo se accedía mediante invitación, que daba a la calle Atocha sin que hubiera ningún elemento que lo identificara como tal. Es decir, o sabías la dirección a la que acudir, o nadie que pasara por el portal adivinaría que dentro había una sala de altos techos y paredes blancas con cantidad de gente guapa que lo mismo vestía taconazo que calzaba una deportiva millonaria. Como todo el mundo entraba por invitación, se hacía necesario distinguir a los que eran “más VIP que los demás”, y esa era la función de una pulserita que a mí no me dieron. Con ella podías acceder al piso de arriba y no sé si a más cosas. La verdad es que en el hipotético caso de haberla adquirido dudo que me hubieran dejado subir, porque mis deportivas no eran millonarias, ni tampoco mi camiseta de tirantes ni mis vaqueros sin marca. Era tan poco guay que probablemente fuera la más guay de la fiesta (aunque ellos no lo notasen).

 

 

La hermana de Beyoncé cantó bien, el problema fue que sus canciones no terminaron de romper. Eran entretenidas y ella lo daba todo, pero se echó en falta algún éxitazo que hiciera vibrar el hielo de las copas gratis que se sirvieron antes y después de su actuación, porque prohibieron beber y fumar durante ésta.

Solange Knowles durante su actuación

Además de la estrella de la noche, también se dejaron ver algunas caras conocidas: el chico joven de Matriomoniadas –que no bebía alcohol porque no había cenado-, Cristina Piaget –que se puso delante de mí durante el concierto y me tuve que dar la vuelta porque me estaba comiendo literalmente su pelo de modelo-, Laura Ponte (la dueña del local, como me explicó el casi diplomático Quico), Macarena González (Sexykiller), Marta Sánchez, una mujer que creemos que era Lucía Etxebarría pero que no pudimos confirmar y más gente que seguramente era famosa pero que yo no conocía.

 

También hubo, en contra de lo que esperábamos los pardos de la fiesta, canapés. Y digo que no lo esperábamos porque el ambiente era tan sofisticado, distinguido y frío que parecía completamente fuera de lugar masticar. Afortunadamente, nos equivocamos y pasaron un montón de bandejas con aperitivos que podrían haberse llevado el premio miss canapé mejor presentado.

 

Y eso fue todo, espero que la señorita Solange se haga famosa para poder decir eso de: “Yo la vi cuando tú ni siquiera sabías escribir su nombre”.

 

PD: Acia me ha nombrado Buzz Angel, y he respondido a una entrevista haciéndome la graciosa.





Me mola Miley

29 10 2008

Me mola Miley Cyrus. Además desde el primer momento. Empecé a verla este verano en Disney Channel en su famosa serie, Hannah Montana. Es una tipa joven, guapa y fresca (bastante más que Hilary Duff en su época, pero del mismo estilo): lo suficientemente lista como para no irse con las animadoras del insti pero lo suficientemente ridícula adolescente como para meterse en líos la mayoría de las veces causados por el «soy insegura, qué dirán».

Bueno, ha sacado single y aunque el vídeo clip es bastante lo peor con niñas de trece años cantando cabreadas a sus osos de peluches o incluso echándole la bronca a una bola con nieve dentro (?), medio llorando medio poniendo morritos, medio jugando a ser Sid Vicious. Me encanta, y encima musicalmente el estribillo está genial (por favor, que la saquen en Sing Star ). En serio, bienvenida Miley Cyrus, si tuviera una hija la llevaría a tu concierto hasta que crecieras y perdieras de repente la fama o hasta que te hicieras implantes de tetas y empezaras a emborracharte en las fiestas de LA.

Por cierto, gracias a JOSE CHUPA he llegado a un vídeo parodia de este que os he plantado y la verdad es que tiene mucha gracia.





Entrevista a Nacho Vigalondo

21 10 2008

Esta mañana entrevisté a Nacho Vigalondo y me he pasado todo el día editando el vídeo con ayuda del grafista más peligroso de la planta baja del edificio de laSexta. Podéis ver el vídeo en este enlace (artículo para la web) o en este otro (post para Raza Becaria).

Espero que os guste, la verdad es que yo me lo he pasado muy bien.





El programa de radio…

19 10 2008

Luis me ha pasado el enlace con el programa de radio en el que se puede escuchar mi bella voz y mi risilla de ratón.

http://boxstr.com/files/3885190_9861t/LA%20NOCHE%20DEL%20CINE%20-15-10-08.mp3





Tonight salgo en la radio

15 10 2008

Hoy a las once de la noche estaré charlando sobre cine en Interpop (el programa dura una horilla). Se puede escuchar en directo por internet en este enlace, por si alguien se aburre a esa hora.

http://www.intereconomia.com/es/consultorio/interpop.html

De todos modos, imagino que cuando me lo pase Luis ya lo colgaré aquí.





Exhibicionismo en el Gmail

15 10 2008

Sí, porque os voy a copiar parte de un email que me ha llegado esta mañana.

Hola maja,

Ya están los resultados de la 3ª edición del Concurso de Microrrelatos.
Los ganadores han sido:

– Marisa: Mejor historia (Fantastic Blognanza!)
– Luna: Mejor Nombre (Solo pienso en camisetas)

Además, a tu blog le corresponde:

– Premio 1er blog con más comentarios [4 artículos]
– Primer premio Arandanos: Mameluco [Camiseta sorpresa]
– Segundo premio Arandanos: Seth Fortuyn [Camiseta sorpresa]
– Premio especial: Para Hombre Revenido. Nos ha gustado mucho su versión
del Principe de Bel Air. Lo mismo nos vamos al estudio de un amigo y la
grabamos y todo… y no es broma, jejeje… ¡La caña de España!

Así que mira tú que bien, ¡enhorabuena a todos nosotros! Y gracias a los chicos de Tolky Monkys, me pasaré en breve para saludar… estooo, y para recoger premios. ¡Estoy deseando ver la nueva colección!

Ah, el oso al final se llama Hip Hoso, y su biografía junto a todos los textos participantes pueden leerse aquí.





Las ideas y las órdenes preconcebidas no siempre dan resultado

13 10 2008

Ya hemos llegado de Sitges, yo y mi nuevo flequillo no deseado. La peluquera de mi barrio, además de ser capaz de enlazar frases hechas durante tres cuartos de hora sin decir absolutamente nada, no entiende el concepto de «el mismo flequillo pero un poco más corto» y me ha dejado un corte abertzale que me sienta como a un Cristo dos pistolas (me hace mucha gracia esa expresión).

Sitges ha ido bien, aunque quizás iba con una idea preconcebida de lo que era un festival de cine y, en concreto, ese… y digamos que no se ha cumplido. Aún así, he aprendido cosas que me vendrán bien en el futuro.

Además, mientras estaba en las ruedas de prensa me di cuenta de una cosa nueva que me gustaba mucho, intentar hacer retratos de la gente con palabras. Capote, mi nuevo escritor favorito, tiene un libro que se llama precisamente así: Retratos. Allí intenta captar la esencia de personajes famosos en unas pocas líneas, y es algo que me parece muy, muy interesante y sobre lo que quiero trabajar a partir de ahora. Digamos que sería algo parecido a la presentación que va antes de las preguntas de una entrevista. Llevaba tiempo interesada por esas cosas, pero en la rueda de prensa lo vi claro y entre nota y nota, apuntaba rasgos peculiares de Charlie Kaufman, Tomas Alfredson, Luis Calvo o Leticia Dolera. Lo que más me molaba era mirarlos cuando ellos estaban escuchando, porque al estar desocupados tienden a quedarse muy quietos, o a gesticular, salen los tics y se ve más a la persona y si está incómoda, si controla la situación, etc.

Y después de este párrafo intimista y pretencioso, recemos todos una oración por el alma de la peluquera, que arde en el infierno.