Votaciones Tercer Microrrelato, segunda tanda (11-20)

21 04 2007

Aquí va la segunda tanda de relatos. Recuerda, tienes dos puntos para repartir: o le das los dos al que más te guste o repartes uno para cada uno de tus dos preferidos.

OJO: Dí el nombre del autor pero también el número del cuento que votas (hay algunos autores que repiten)

11) Renato

En aquella cárcel se comía muy bien. No había ni que masticar. Todo eran purés, leche con galletas, sopas al gusto, postres suaves. Todo blandito y jugoso.
Los presos estaban la mar de contentos con el régimen alimentario. Pensaban en fugarse claro, pero, ¿dónde iban a estar mejor atendidos y a comer mejor?
El director también rezumaba satisfacción, había sido una buena idea aquella de romper los dientes a los reclusos nada más ingresar.
Ahora el director acariciaba una nueva idea “que no saliesen al patio a fumar”. Solo tenía un pequeño problema, ¿qué haría con tantas piernas?
Y seguía pensando.

12) El tabernero

Cuando salí de la cárcel no sabía que iba a ser de mí. La verdad es que pense en volver a delinquir, pero con 80 años me detendrían de nuevo y, quieras que no, ya no tengo tiempo para tonterías. También pense en ir a ver a mi mujer y a mis hijos, pero claro, no saben de mí desde hace 40 años, así que no creo que lo haga. La residencia tampoco está tan mal. Tengo una cama, una habitación con vistas al campo, hago deporte todos los días y, lo mejor de todos, tengo unas horas para salir al patio. Todo me resulta extrañamente familiar, eso si, sin barrotes…

13) Croc

– Mira, por ahí viene – le dijo mientras señalaba hacia arriba con el dedo.

Ambos miraron al cielo a la gigantesca cárcel volante. Una enorme mole de piedra maciza, oscurecida por el paso de cientos de años, que sobrevolaba justo en ese instante varios kilómetros por encima de sus cabezas. Desde que se construyó jamás había tocado tierra firme.
De repente, una persona es lanzada desde ella. El grito durante los varios segundos que duró la caída fue espeluznante.

– Otro que termina la condena.
– Pero, ¡eso es horrible! – contestó con la mirada de terror aún en sus ojos, pues era la primera vez que lo veía en su corta vida.
– Entonces no quieras saber cómo envían a los presos hacia ella.

14) Aída

– “Cárcel: dícese de aquel libro que embruja a su lector, condenado a seguir leyendo, y del que es imposible salir…” – leía Michael el carcelero, en voz alta, recostado en su cómoda silla con los pies en lo alto de la mesa que había al final del pasillo de celdas.
– Eh, Miky, tu turno ha terminado. Miky… ¿Me oyes?… ¡Michael!

Su turno había terminado para siempre. Michael no podía dejar de leer. Los barrotes se habían cambiado de lugar. Cárcel, dulce cárcel.

15) Cuba

Pepe, es la hora.

Sí.

Me echarás de menos ?

Claro

Me quieres?

Mucho

No me vas a engañar?

Que cosas tienes

Cuánto me quieres?

Mucho

Pero, mucho mucho?

Uff

Más que a nadie?

Donde va a parar

Como cuánto?

De aquí a la luna

Solo?

Bueno, más lejos

Yo te quiero más

No, yo

Pero cuanto más?

Muchísimo

Ay Pepe, que cosas me dices

Ya ves

Eres un romanticón

Piss

Que labia tienes Pepe

Bah

De verdad me quieres?

Que cosas tienes

No me engañas?

Con quién?

No se ..

Bueno, es la hora

Quieres que me vaya?

Que cosas dices

Quieres algo para la próxima visita?

Que no vuelvas, digo, que no tardes

Adiós Pepe

Adiós María.

¡Bendita cárcel, una semana libre!

16) Natalia

Soy mujer y ésta continua siendo mi cárcel.

https://arandanos.files.wordpress.com/2007/04/concurso-microrelatos-natalia.jpg

17) Mun Light Doll

LA CÁRCEL DE CRISTAL
Era una cárcel de cristal, estrecha, hecha a medida de cada preso, como un ataúd. A simple vista parecía fácil de romper, pero los condenados pasaban en ella años, soportando la misma tortura silenciosa.

La penitencia duraba sólo unos momentos al día; el resto de la jornada los presos hacían su vida cotidiana. Sin embargo, sentían en su conciencia las heridas que les provocaba aquella cárcel de cristal. Era como un eco de trasfondo, que repetía el siguiente mantra: “nunca serás lo bastante bueno, nunca serás lo bastante inteligente, nunca serás lo bastante guapo”.

Era una manera revolucionaria de condenar a la población siglo XXI. Jamás se podría huir de esa cárcel. Los contemporáneos la llamaban “espejo”.

18) La niña de los ojos tristes

Le tocaba otra vez a ella. Mierda los alquileres estaban cada vez más caros. ¡Donde iban a llegar! El resto de los empresarios parecían mirarla con ojos lobunos esperando que no tuviese más remedio que ir a visitarlos. Ya le habían dicho sin disimular la sonrisa que si necesitaba dinero solo debía pedirlo. ¡Claro! Pensaba ella, poniendo los intereses por las nubes era una gran satisfacción prestar dinero. ¿Esta gente no sabía que había normas contra la usura? Algo tenía que hacer, se concentro para buscar una solución que le permitiese salir de esta, la suerte no estaba de su parte. Vamos… VAMOS!
-¡¡Toma ya un 5!! Me voy a la cárcel y 3 turnos sin tirar, ¡Ja! No os tendré que pagar.
-Paso de jugar contigo al monopoly.

19) Mun Light Doll

“Una vivienda digna”

Como muchos otros jóvenes de mi país, seguía viviendo con mis padres a mis treinta y cinco años. Trabajando de cajero en el supermercado de la esquina de mi calle no podía pagarme ni un cuchitril de alquiler junto a mi novia.

Después de mucho buscar, me ofrecieron un lugar en el que vivir como Dios: tendría techo, cama, comida, televisión, gimnasio, compañeros muy majos… Y todo ello sin tener que pagar un duro. Lo único difícil era hacer méritos para entrar.

Por eso me metí a ladrón de bolsos. Al menos, en la cárcel, tendría una vivienda digna.

20) Makkkfu

“CARTA DESDE GUATÁNAMO”

Amada Farideh:

Suenan las llaves en esta cárcel Guantánamo, cuyo nombre es más apropiado para una canción de Rubén Blades que para un infierno de camillas y cadenas; suenan por la mañana, al mediodía y al anochecer y cuando las oigo recuerdo el sonido de tus pulseras al peinarte.

Mi único consuelo es leer el Corán y pensar en ti vida mía, en tus pies descalzos entrando en la Jaima, en tus ojos color dátil, en tus manos tatuadas de jena.

Te pido des un beso a cada uno de nuestros hijos, edúcales en el Corán, a mis padres diles que todo va bien, que volveré pronto y a ti, a ti vida mía te doy el beso más dulce que puedas imaginar.

Sabiendo que estos besos lágrimas serán entre tus dedos, tuyo desde siempre y para siempre,

Asid Almamud.


Acciones

Information

14 responses

21 04 2007
Blanca

18) La niña de los ojos tristes — 2 puntos

21 04 2007
Mameluco

11) Renato: 1 punto.

15) Cuba: 1 punto.

A los pies de todo el mundo
M.

21 04 2007
walkinginthemoon

11)Renato–> 1punto

20) Makkkfu–> 1 punto

21 04 2007
aída

la niña de los ojos tristes – 1punto
makkkfu – 1 punto

21 04 2007
Na

11) Renato : 2 puntos

21 04 2007
Makkkafu

12 El Tabernero –> 1 Punto

16 Ntalia –> 1 Punto

21 04 2007
Sandra

16) Natalia – 1punto
18) La niña de los ojos tristes – 1punto

22 04 2007
Carlos

11) Renato – 1 punto
18) La niña de los ojos tristes – 1 punto

22 04 2007
juanlu

11) Renato -> 1 punto
16) Natalia -> 1 punto

22 04 2007
jesús

11) Renato – 1 punto.
18) La niña de los ojos tristes – 1 punto.

22 04 2007
Xavivi

El tabernero (12): 1 punto.
La niña de los ojos tristes (18): 1 punto.

22 04 2007
eltabernero

Renato (11): 1 punto
Natalia (16): 1 punto

22 04 2007
Larifú

14) Aída –> 1 punto
20) Makkkfu –> 1 punto

22 04 2007
Mun Light Doll

La niña de los ojos tristes: 1 punto
Cuba: 1 punto

Y que gane el mejor😉
Mun Light Doll

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: